miércoles, 20 de enero de 2016

¿CÓMO PUEDO QUITARLE EL CHUPETE A MI HIJO?

Árbol de los chupetes, Estocolmo. Foto: blog.dadz.es
A raíz del post de la semana pasada sobre cuándo quitar el chupete, muchos de vosotros me habéis preguntado el CÓMO quitarlo, y la verdad es que ese tiempo se puede convertir en una pesadilla tanto para los padres como para los niños. Ya dijimos que la edad adecuada es entre los 12 y 24 meses, que es cuando el niño empieza a ser más autónomo.

Es muy importante elegir el momento adecuado. Es fundamental que estemos tranquilos (me incluyo yo también, ya que como sabéis acabo de tener mellizos, Carlos y Pablo), y que no estemos estresados con el trabajo o con otros problemas ya que este proceso requiere mucha paciencia. Nuestra labor será apoyar a nuestro hijo ya que pierde un compañero fiel y tendremos que estar preparados para los llantos, para las crisis de nervios y para no ceder. En todo momento el niño se tiene que sentir protegido, escuchado y comprendido.

Hay que contar con el niño para este paso tan importante, prepararle el momento con tiempo. Hay muchas formas de prepararlo como por ejemplo a través de cuentos (http://edukame.com/cuentos-para-dejar-el-chupete), otra opción es ofrecerle un sustituto y con la llegada de los Reyes Magos puede intercambiarlo por regalos ya que es un niño mayor y ya no lo necesita.

Se debe quitar de manera progresiva, podemos empezar limitando dónde puede usarlo, con un par de lugares o momentos (ej. en el coche y a la hora de ir a dormir) y vamos reduciendo el tiempo y espacios donde lo pueden usar hasta llegar a usarlo sólo antes de ir a dormir. Progresivamente, cuando se duerma, se lo sacaremos de la cama.

Debemos Mantener sus manos ocupadas ya que a veces los niños usan el chupete cuando se aburren o no saben qué hacer. Durante el día le daremos una alternativa de actividad divertida para hacer y le pediremos que se quiten el chupón mientras juegan. Hay que tener cuidado en este proceso que no sustituyan el chupete por el dedo, si esto ocurre daremos un poco marcha atrás ya que es más perjudicial para los dientes y el paladar la succión del dedo que el chupete.

Si el niño ya tiene 3, 4 o mas años, podemos explicarle que si sigue con el chupete tendrá problemas en la boca y en los dientes e incluso podemos pedir ayuda al pediatra o al dentista para que nos apoyen. Y lo más importante: ofrecer un refuerzo positivo felicitando al niño por el esfuerzo.

Una idea muy, pero que muy interesante, es ir al Árbol de los Chupetes que esta en el parque de las familias y depositarlo allí junto a los chupetes de otros amigos. Esto es una acción divertida que se hace un muchos países Europeos y nosotros tenemos la suerte de tener uno bien cerquita. Esta historia del Árbol de los Chupetes empezó en Estocolmo hace 30 años, cuando los empleados de la limpieza del parque de Skansen decidieron colgar en un árbol los chupetes que se encontraban perdidos. El árbol de los Chupetes de Estocolmo ya cuenta con más de 12.000 chupetes que los más pequeños han colgado para desarraigarse de ellos, una bonita manera para que no se convierta en algo traumático para los niños, sino en toda una aventura.

Lo que NO DEBES HACER a la hora de quitarle el chupete:

- Ser agresivo o enfadarse con el niño.
- Quitárselo de repente.
- Mentirle
- No tener en cuenta los momentos de mayor ansiedad del niño.
- No tener en cuenta el por qué tiene la necesidad de usar el chupete.
- Empezar la retirada durante momentos estresantes como cambios de domicilio, separaciones, comienzo de curso, nacimientos de hermanos, etc.

- Castigarle o humillarle si llora.

María Bretones Fernández, logopeda. (Logopedia Clínica Bretones Fernández)

Si queréis más información visitad nuestra web Clínica Bretones Fernández.
Podéis encontrarnos en: Paseo de Almería, 36, 4ª planta, 04001, Almería. Nuestro equipo de fisioterapeutas, logopedas y nutricionistas solucionarán tus problemas.