lunes, 29 de junio de 2020

¿Que calzado debo usar en verano?


Ya estamos en verano y en este post queremos hablar de un tema que en estas fechas suele ser motivo de consulta.

Con la llegada del calor y especialmente en verano, empiezan a aflorar diferentes patologías del pie como pueden ser las fascitis, tendinitis , sobrecargas musculares, etc.

En esta época destapamos los pies o usamos calzado de menor calidad con lo que podemos tener diferentes dolencias. Cuando usamos zapatos de tacón con pie al aire y chanclas prima el ir “fresquito y comodo” pero parece no ser tan importante la salud del pie.

Desventajas de las chanclas 

Las chanclas normalmente son completamente planas (sin cuña) por lo que con el paso de los meses genera un aplanamiento del pie, una sobrecarga de la cadena posterior, en consecuencia a corto plazo una posible fascitis y a largo plazo un posible espolón. Además con este tipo de calzado al no estabilizar el tobillo podría generar un esguince con mayor facilidad.

La mala calidad de los materiales además provoca un desgaste excesivo del calzado en poco tiempo, con la consiguiente mala pisada y posibles tendinopatias.

Hay que tener especial cuidado con cambios bruscos en el tacón, pasar de golpe de plano a tacon a deportivas . Este tipo de cambios provoca debilidad en el tendón de Aquiles.

Unsplash ( chanclas en la playa)


¿Pero cómo debe ser un calzado ideal? 

Cuidado con la punta, debemos elegir un calzado que no nos apriete en la parte delantera. Un calzado de punta favorece el hallus valgus “juanete”.

Facil transpiración en toda la estructura del calzado

No mas de 4 cm de tacón

Sobre ese tacón una cámara de aire fina para amortiguar los golpes y favorecer el confort

Suela flexible, ligera y resistente. Son conceptos que pueden parecer antagonicos pero puede confluir en el mismo calzado

Horma acorde con la forma del pie, además que no apriete el tobillo. 



>> PIDA CITA <<


Antonio Bretones Fernández, fisioterapeuta y osteópata (Fisioterapeuta Clínica Bretones Fernández)


Puedes dejar tu comentario si lo deseas...
Si quieres más información visita nuestra web Clínica Bretones Fernández. Puedes encontrarnos en: Paseo de Almería, 36, 4ª planta, 04001, Almería. Nuestro equipo de fisioterapeutas, logopedas y nutricionistas solucionarán tus problemas.


lunes, 22 de junio de 2020

Cuidado con el calzado en verano!!

Con la llegada del calor y especialmente en verano, empiezan a aflorar diferentes patologías del pie como pueden ser las fascitis, tendinitis , sobrecargas musculares, etc.

En esta época destapamos los pies o usamos calzado de menor calidad con lo que podemos tener diferentes dolencias. Cuando usamos zapatos de tacón con pie al aire y chanclas prima el ir “fresquito y comodo” pero parece no ser tan importante la salud del pie por ello queremos hacer hincapié en el tema de la salud.

Pies descalzos en la playa

 
Desventajas de las chanclas 

Las chanclas normalmente son completamente planas (sin cuña) por lo que con el paso de los meses genera un aplanamiento del pie, una sobrecarga de la cadena posterior, en consecuencia a corto plazo una posible fascitis y a largo plazo un posible espolón. Además con este tipo de calzado al no estabilizar el tobillo podría generar un esguince con mayor facilidad.

La mala calidad de los materiales además provoca un desgaste excesivo del calzado en poco tiempo, con la consiguiente mala pisada y posibles tendinopatias.
Hay que tener especial cuidado con cambios bruscos en el tacón, pasar de golpe de plano a tacón o viceversa continuamente . Este tipo de cambios provoca debilidad en el tendón de Aquiles.

¿Pero cómo debe ser un calzado ideal? 

Cuidado con la punta, debemos elegir un calzado que no nos apriete en la parte delantera. Un calzado de punta favorece el hallus valgus “juanete”.

Con respecto al material es importante una Facil transpiración en toda la estructura del calzado

No mas de 4 cm de tacón

Sobre ese tacón una cámara de aire fina para amortiguar los golpes y favorecer el confort

Suela flexible, ligera y resistente. Son conceptos que pueden parecer antagonicos pero puede confluir en el mismo calzado

Horma acorde con la forma del pie, además que no apriete el tobillo. 

Antonio Bretones Fernández, fisioterapeuta-osteópata (Fisioterapia Clínica Bretones Fernández)


Puedes dejar tu comentario si lo deseas...
Si quieres más información visita nuestra web Clínica Bretones Fernández. Puedes encontrarnos en: Paseo de Almería, 36, 4ª planta, 04001, Almería. Nuestro equipo de fisioterapeutas, logopedas y nutricionistas solucionarán tus problemas.

lunes, 15 de junio de 2020

¿Debes poner calzado a tu Bebe? La respuesta te sorprenderá..


Alguna vez te has planteado si tu bebé debe ir con calzado? En este post vamos a despejar todas las dudas en relación a este tema.

Para comenzar, vamos a realizar una introducción sobre la anatomía del pie. Está formado por 33 articulaciones, más de 105 tendones, músculos, ligamentos y 26 huesos. Como podemos ver, nuestro pie y nuestra pisada es una obra de ingeniería humana y totalmente perfecta gracias a la evolución durante miles de años.

Preparados para correr, andar, saltar, mojarse y aguantar el peso del individuo, los pies son una maravilla evolutiva, completamente preparados para ir descalzos y contactar directamente con el suelo, por lo que no necesitan calzado, calcetines o tejidos que generen interferencias  entre nuestros receptores sensitivos de la planta y el suelo.

El principal motivo por el que los padres no quieren dejar a sus hijos descalzos es el miedo al resfriado. Sin embargo, los resfriados no entran por los pies sino por la boca o la nariz, a través de la tos, estornudos o contacto directo con vías respiratorias, que son el principal método de contagio.

En la primera etapa de la vida, cuando el cerebro se desarrolla a más velocidad, los pies son muy sensibles y son una fuente de estímulos y sensaciones que permite a los bebés recibir información.  Por este motivo, el ir descalzo es un factor de aceleración de la maduración, del desarrollo propioceptivo e intelectual. Incluso hay teorías que dicen que permite un mayor  desarrollo de la inteligencia del niño. El ir descalzo además genera que el propio bebé, gracias al interés por su cuerpo, sea capaz de tocar y sentirse los pies con sus propias manos.

Unsplash ( pies de bebé)


Un dato que además quiero que todos conozcamos es que los pies de un bebé tienen una sensibilidad táctil mayor que las manos y esto se mantiene hasta aproximadamente los 10 meses. Esto favorece que a nivel propioceptor y exteroceptor los pies sean nuestra principal fuente de recepción de información. Por hacer una comparación, los pies de un bebé son como un puesto usb en un ordenador (recibe mucha información del exterior) , por lo que si lo tapamos perdemos muchas sensaciones.

Quiero hacer una reflexión “ El uso del calzado es puramente cultural”

Y la pregunta que seguro os hacéis  es ¿cuando y como debo aplicar un calzado a mi hijo?
La AEP (Asociación Española de Pediatría)  nos recomienda que hacia los 12 meses de vida “la grasa plantar desaparece y empieza a formarse el arco plantar y puente del pie”; a partir de ese momento o incluso después de los 18 meses se recomienda la puesta del primer calzado.

Como debe ser el calzado

La articulación del tobillo debe quedar libre, dejar la articulación libre da más estabilidad, aunque pueda parecer lo contrario

Suela flexible y antideslizante, con esto tenemos libertad de movimiento.

Puntera redondeada y ancha para que los dedos se muevan en libertad pero sin que el zapato sea demasiado grande.

Zapato de materiales lo mas naturales posibles. Facilitan la transpiración  y con velcro para crear más agarre y facilidad de poner y quitar

Unsplash ( zapatillas de bebe)


Esperemos con este post haber solucionado muchas dudas con respecto a este tema y esperamos ver cada vez menos niños con calzado que, aunque son muy estéticos,  bajo mi opinión no hay nada más tierno que ver los deditos de un bebé. 

Antonio Bretones Fernández, fisioterapeuta-osteópata

Si queréis más información visitad nuestra web Clínica Bretones Fernández.
Podéis encontrarnos en: Paseo de Almería, 36, 4ª planta, 04001, Almería. Nuestro equipo de fisioterapeutas, logopedas y nutricionistas solucionarán tus problemas.