jueves, 19 de septiembre de 2019

Vuelta al cole!!! Cuidado con las mochilas

Con motivo de la vuelta al cole y los problemas que estamos viendo desde el inicio del curso, hemos decidido hacer este post que tantas veces nos han solicitado. Por ello nos preguntamos: ¿deben usar mochila los niños?

En la actualidad, entre libros, material escolar, material de actividades extraescolares, comida para el recreo y demás utensilios de supervivencia, un niño de primaria puede llevar mucho peso en una mochila.

Según la comunidad médico-sanitaria experta en el tema, el peso máximo que un niño de primaria debe llevar en la mochila sería entre un 10-15% del peso del menor, por ejemplo, un niño de 30 kg no debería llevar más de 4.5kg de peso en su espalda.

Foto: Vuelta al cole


La sobrecarga de peso en las mochilas puede provocar dolores de espalda por tracción y peso sobre la musculatura, no obstante, también es importante mencionar que la mayor parte de los dolores de espalda en niños y jóvenes están más asociados al sedentarismo.



MEDIDAS A TOMAR CON LAS MOCHILAS:

1- Repartir el peso: una vez llena la mochila hemos de asegurarnos de repartir bien la carga por todo el habitáculo.

2- Organizar la mochila al día: este punto es de suma importancia para ahorrarnos pesos innecesarios cada día y llevar solo lo que vamos a usar.

3- Correas anchas y acolchadas.

4- Sujetar con las dos correas evitando llevarlas colgadas sobre un solo hombro.

5- La mochila debe quedar unos 5 centimetros por encima de la cintura.

6- Cargar el peso con la columna recta.

7- Y como es evidente tal y como hemos dicho anteriormente no cargar mas del 15 % del peso del menor.

OJO!! Las mochilas de ruedas son una buena elección pero debemos respetar dos puntos:

- Hay que tener cuidado con las escaleras, ya que, se han detectado lesiones de muñeca debido a la subida de escaleras con este tipo de mochilas.

- Debemos ir alternando el uso de la mochila con una y otra mano.

Esperemos que estas recomendaciones puedan valer para evitar dolores de espalda a nuestros hijos y entre la comunidad educativa, sanitaria y a nivel central del estado hacer los cambios óptimos para mejorar la salud de los menores.

Antonio Bretones Fernández, fisioterapeuta y osteópata (Fisioterapeuta Clínica Bretones Fernández)


>> PIDA CITA <<


Puedes dejar tu comentario si lo deseas...
Si quieres más información visita nuestra web Clínica Bretones Fernández. Puedes encontrarnos en: Paseo de Almería, 36, 4ª planta, 04001, Almería. Nuestro equipo de fisioterapeutas, logopedas y nutricionistas solucionarán tus problemas.

lunes, 17 de junio de 2019

¿TE MUERDES LAS UÑAS? APRENDE PORQUÉ

Algunas personas tienden a morderse las uñas, apretar los dientes, mordisquear objetos como el lápiz, el bolígrafo, etc  ¿Por qué te ocurre esto?

El acto de la masticación favorece la disminución de estrés, que es provocado por la secreción masiva de hormonas, tales como, cortisol y adrenalina.

La fase de masticación durante la deglución activa diversas áreas del Sistema Nervioso Central (SNC), como el hipocampo, hipotálamo, área premotora, corteza prefrontal, entre otras áreas cerebrales, las cuales regulan las hormonas mencionadas anteriormente (Aguirre, E., 2017). Por este motivo, la tendencia a morder algún objeto o morderse las uñas, etc. es la forma de liberar estas hormonas y reducir el estrés provocado por alguna situación de tensión.

De hecho, se han realizado distintas investigaciones que avalan dicha información. Estudios en roedores (Y. Ono et al, 2008) demuestran que tras masticar palillos de madera disminuyeron su nivel de estrés ante condiciones inductoras de esa conducta. En éstos se reduce la secreción de la hormona adrenocorticótropa y los niveles plasmáticos de corticoesteroides.


Foto, Unsplash. Mujer mascando chicle


Se han realizado también estudios con humanos (Smith A. Woods M., 2012), donde el grupo control mastican frecuentemente chicle vs. grupo que no consumen chicles ante una situación de estrés teniendo que realizar unas actividades en el ordenador en tu tiempo récord. Los resultados de esta investigación demuestran que la masticación activa el sistema serotoninérgico que regula los corticoesteroides inducidos por el estrés. La masticación también activa la corteza prefrontal, que así mismo está implicado en el control del estrés.

En definitiva, el estrés es consecuencia de la secreción de adrenalina y cortisol, que se desprenden de distintas áreas cerebrales. El acto de masticar provoca activaciones en el Sistema Nervioso Central que regula dichas hormonas. De esta forma, nuestro nivel de estrés ante una situación disminuye. 


Bibliografía.
Aguirre-Siancas, E.E. (2017) Bases neurocientíficas de la función masticatoria y su efecto sobre el estrés y las funciones cognitivas. Revista Chilena Neuro-Psiquiat, 55 (1): 9-17.
Smith A, Woods M. (2012). Effects of chewing gum on the stress and work of university students. Appetite; 58: 1037-40
Y. Ono, T. Kataoka, S. Miyake et al (2008), Chewing ameliorates stress-induced suppression of hippocampal long-term potentiation: Neuroscience, 154 (4): 1352–1359.


>> PIDA CITA <<


María Martín Miras, logopeda (Logopedia Clínica Bretones Fernández)

Puedes dejar tu comentario si lo deseas...
Si quieres más información visita nuestra web Clínica Bretones Fernández. Puedes encontrarnos en: Paseo de Almería, 36, 4ª planta, 04001, Almería. Nuestro equipo de fisioterapeutas, logopedas y nutricionistas solucionarán tus problemas.



lunes, 20 de mayo de 2019

AFASIA: ¿Se puede curar?



¿La afasia se puede curar?


La afasia según la ASHA es “un trastorno a consecuencia de una lesión en las partes del cerebro responsables del lenguaje, y puede causar problemas con cualquiera o todas las siguientes destrezas: la expresión, la comprensión, la lectura y la escritura.Las personas con afasia pueden también tener otros problemas, como disartria, apraxia, o problemas de deglución”.

Si estás leyendo esta publicación, seguramente te preocupe el pronóstico de tu familiar si padece afasia. Tus logopedas, psicólogos, médicos, etc te habrán dicho que varía en cada paciente. 




Existen diversos factores que influyen en su recuperación.


En la gran mayoría de los casos clínicos se da algún grado de recuperación. De manera espontánea y sobre todo en los primeros meses, puede existir mejoras; la neurorrehabilitación logopédica es fundamental para facilitar su recuperación.

No existe una única afasia, sino distintas clasificaciones, por ello cada neuro-rehabilitación logopédica, psicológica… pueden variar de un paciente a otro. 
Durante el tiempo de la neuro-rehabilitación, el tipo de afasia puede ir variando, evolucionando a una forma más leve.

A continuación, resaltamos algunos factores de la persona que puede influir en su recuperación más temprana:

- Edad cronológica.

- Extensión del daño cerebral.

- Nivel del lenguaje previo al daño cerebral sobrevenido.

- Localización de la lesión.

- Tipo de afasia.

- Trastornos neuropsicológicos, consecuencia del ictus, asociados, como anosognosia, trastornos sensoriales, etc. 


Tengo a mi padre con afasia, no nos entendemos. ¿Qué puedo hacer?


El lenguaje es la comunicación propia de los humanos, que facilita vivir con otras personas, es el medio que usamos para comunicarnos y sociabilizarnos.

Se dan situaciones muy complicadas, y duras de vivir, cuando tenemos una persona cercana a nosotros, con la que hablamos sobre nuestras alegrías, preocupaciones, etc y de pronto pierde esa capacidad para comunicarnos. Por todos los medios intentamos que tu familiar o amigo/a vuelva a hablar. Esta parte de neuro-rehabilitación logopédica requiere de muchos esfuerzos, como podemos observar en la anterior publicación. (véase…)

Para ayudar a la mejora del paciente con afasia exponemos algunos consejos a los familiares para hablar a su familiar:

• Simplificar el lenguaje al conversar con el paciente, mediante el uso de oraciones cortas y sencillas.

• Repetir las palabras y apoyarse en palabras-clave para concretar el significado de las frases de la conversación.

• Mantener conversaciones naturales y apropiadas para un adulto.

• Reducir lo que pueda distraer, como por ejemplo el volumen alto de la televisión o de la radio.

• Incluir y hacer participar a la persona con afasia en las conversaciones familiares.

• Preguntar al paciente cuando sea necesario, valorando su opinión, sobre todo en los temas familiares.

• Fomentar cualquier tipo de comunicación: la hablada, la gestual, la gráfica mediante dibujos, etc.

• Evitar corregir constantemente el habla de la persona afectada de afasia.

• Dar al paciente suficiente tiempo en las conversaciones.

• Ayudarle en la reintegración social, participando en actividades comunitarias y sociales, tanto dentro como fuera del hogar.

• Buscar grupos de apoyo de familiares y pacientes con un problema semejante.


>> PIDA CITA <<


María Martín Miras, logopeda (Logopedia Clínica Bretones Fernández)

Puedes dejar tu comentario si lo deseas...
Si quieres más información visita nuestra web Clínica Bretones Fernández. Puedes encontrarnos en: Paseo de Almería, 36, 4ª planta, 04001, Almería. Nuestro equipo de fisioterapeutas, logopedas y nutricionistas solucionarán tus problemas.