miércoles, 13 de enero de 2016

MI HIJO USA CHUPETE ¿HASTA CUANDO?

La semana pasada hablamos de la deglución atípica como causante de malformaciones dentarias y del paladar. Esta semana vamos a hablar sobre las malformaciones dentarias y del paladar por uso excesivo de chupete o por la succión del dedo.

Foto: zonaortodoncia.com
El chupete tiene muchos fans y también muchos detractores, tiene beneficios y tiene riesgos. El uso del chupete calma el llanto de un bebe, ayuda a conciliar el sueño, y reduce el estrés y el dolor en procedimientos desagradables. Sin embargo, su uso se ha relacionado con el acortamiento del tiempo de amamantamiento y dificultades en la lactancia, el aumento de frecuencia de otitis media, problemas dentales y riesgo de accidentes. Además, estudios recientes relacionan su uso, particularmente durante el sueño, con disminución del riesgo de muerte súbita del lactante. Otros beneficios del chupete, bien estudiados y demostrados, están relacionados con su efecto analgésico y con el estímulo de la succión no nutritiva en niños pre-término y a término.

Cuando el chupete se utiliza más allá de los doce meses de edad, aumenta el riesgo de problemas dentales y riesgo de accidentes o de desarrollo del lenguaje. Según la Sociedad Española de Odontología Pediátrica, la succión no nutritiva mas allá de los 12 meses, provocaría que los dientes centrales inferiores se desvíen paulatinamente hacia dentro, mientras que los que se encuentran en el maxilar superior, tienden a separarse y a sobresalir hacia fuera (dientes de conejo). Con el tiempo, los colmillos chocan entre sí y ambas filas de dientes no se cierran correctamente, lo que se conoce como mordida abierta. Además, la acción de succionar pone en funcionamiento una serie de músculos de la cara que, junto con la posición de la lengua, hacen que, finalmente las líneas superiores e inferiores pierdan su paralelismo. Por ello los pediatras aconsejan limitar el uso del chupete hasta el año de vida (aunque en la SEOP retrasan ese abandono hasta los dos o tres años).


En relación al lenguaje, el uso del chupete nos puede llevar a problemas en la articulación de los sonidos, ya que muchos niños se acostumbran a hablar con el chupete puesto y se produce una mala colocación de los órganos durante el habla. Además el uso excesivo del chupete puede provocar problemas de otitis causando que los niños no oigan bien y que por lo tanto no se produzca el desarrollo del lenguaje de forma correcta, presentando un vocabulario reducido y una mala construcción de oraciones. Cuando se producen alteraciones de la mordida por el uso del chupete también afecta a la articulación de los sonidos y a la tonicidad de los músculos orofaciales. Una vez que ocurre esto, no basta solo con colocar un aparato expansor del paladar o unos “braquets” o 40 aparatos más, es muy importante realizar una evaluación y tratamiento logopédico para eliminar todos aquellos malos hábitos que puedan estar empeorando la mordida, porque si no los eliminamos previamente a la colocación de los aparatos, cuando los quitemos podemos volver a tener con el tiempo el mismo problema ya que los malos hábitos generados, como pueden ser la respiración oral, la succión digital… no han desaparecido.

María Bretones Fernández, logopeda. (Logopedia Clínica Bretones Fernández)

Si queréis más información visitad nuestra web Clínica Bretones Fernández.
Podéis encontrarnos en: Paseo de Almería, 36, 4ª planta, 04001, Almería. Nuestro equipo de fisioterapeutas, logopedas y nutricionistas solucionarán tus problemas.