miércoles, 30 de diciembre de 2015

DISLEXIA

Muchos padres acuden a nuestra clínica, preocupados porque en el colegio le han dicho que su hijo/a puede tener dislexia y realmente no saben muy bien que es, como se diagnostica, como le va a afectar a su hijo en el día a día y si tiene solución.

La dislexia es un trastorno del aprendizaje de la lectoescritura, de carácter persistente y específico, que se da en niños que no presentan ningún hándicap físico, psíquico ni sociocultural y cuyo origen parece derivar de una alteración del neurodesarrollo.



Atendiendo a su carácter específico, los disléxicos son niños y niñas inteligentes que sólo presentan dificultades en tareas relacionadas con la lectura y la escritura. Por tanto, no se consideran disléxicos los niños que tienen un retraso intelectual o madurativo, niños con alguna discapacidad psíquica o física o niños no escolarizados o que estén en situaciones ambientales desfavorables.
En base a su carácter persistente, se suele descartar el diagnóstico de “Dislexia” en niños/as que presentan dificultades evolutivas a la hora de adquirir la lectoescritura, las cuales desaparecen tras una breve intervención.
Este último punto es muy importante ya que no todos los niños con problemas en Lecto-escritura y sin ningún otro tipo de dificultad son Disléxicos, por lo que es fundamental una buena evaluación interdisciplinal para poder realizar el diagnostico.

En nuestra clínica tenemos contacto directo con todos aquellos profesionales psicólogos, otorrinos…) implicados en la evaluación del paciente ya que solo de esta manera podemos llegar a buen fin y establecer programas de intervención específicos.

Hay que tener claro que no todos los niños disléxicos presentan las mismas dificultades y/o características.

Los síntomas mas comunes son:

1- Lectura: Al leer Confunde letras, cambia sílabas, y sustituye unas palabras por otras, presenta repeticiones, omisiones /adiciones de letras o palabras. Lee sin comprender. Visión: Parece que tiene problemas de visión/audición aunque los resultados de los exámenes médicos no lo confirman.

2- Escritura y ortografía: Tiene problemas en la escritura y en el copiado: hace inversiones, omisiones, adiciones y/o sustituciones de letras y palabras. A menudo la escritura varía pudiendo ser ilegible en algunos momentos. Comete errores ortográficos. Coordinación psicomotriz: A menudo presenta dificultades en las habilidades motoras finas/gruesas. Mantiene mal el equilibrio. Dificultades de coordinación. Puede ser ambidiestro y con frecuencia confunde izquierda/derecha y arriba/abajo.

3- Matemáticas y comprensión del tiempo: Puede contar haciendo uso de sus dedos u otros trucos para trabajar las matemáticas. Se defiende con la mecánica de las operaciones aritméticas pero no comprende los problemas. Le cuesta manejarse con el dinero. Tiene dificultades para aprender a manejar el reloj, controlar su tiempo, y entender las tareas secuenciales.

4- Cognición memoria y lenguaje: Para comprender usa principalmente imágenes, iconos y sentimientos, mas que sonidos y palabras. Mala memoria para lo aprendido el día anterior, al igual que para secuencias, hechos e información que no ha experimentado. Salud: Muy propenso a infecciones de oído. Sueño muy profundo o bien se despierta con mucha facilidad.

5- Personalidad: Extremadamente desordenado u ordenado compulsivo. Fuerte sentido de la justicia y perfeccionista. Emocionalmente sensible. Tiene cambios bruscos de humor.
Gran curiosidad y creatividad.

A pesar de todos estos síntomas, debemos tener en cuenta que no existen dos disléxicos idénticos y por tanto cada caso es único y no tiene por qué presentar la totalidad de los síntomas.
Además, todos las personas con dislexia puede aprender a leer y a escribir, solo tenemos que cambiar la metodología y adaptarla a las características de cada persona.

María Bretones Fernández, logopeda ( Logopedia Clínica Bretones Fernández )