sábado, 12 de diciembre de 2015

DÍA MUNDIAL DE LA DEGLUCIÓN

Hoy, 12 de Diciembre se celebra el día mundial de la deglución.

Pero… ¿Qué es la deglución?



Proceso de deglución

La deglución es un proceso reflejo de inicio voluntario, que se desarrolla entre la boca y el estómago, en el que se coordinan el aparato respiratorio y digestivo y cuyas finalidades son la ingestión y la prevención de aspiración de la vía aérea.
Cuando esta función se ve alterada se denomina Disfagia. La disfagia se define como la dificultad para tragar o deglutir alimentos y/o bebidas. Es muy frecuente en la tercera edad, y las consecuencias pueden ser
graves y de repercusión sobre el estado de salud de la persona que la sufre.


Los síntomas de los problemas de deglución son:

  • - Toser o ahogarse ya sea durante o después de comer.
  • - Sonidos de gorgoteo de la garganta durante o después de comer.
  • - Aclaramiento de la garganta después de beber o tragar.
  • - Masticar o comer lentamente.
  • - Devolver el alimento al toser después de comer.
  • - Hipo después de tragar.
  • - Molestia en el pecho durante o después de tragar.
  • - Pérdida de peso inexplicable.
  • - Inadecuado sello labial, es decir la incapacidad de mantener el bolo dentro de la boca.
  • - Existencia de residuos orales en la lengua, debajo de ella y en las encías, una vez acabada la deglución.
  • - Deglución fraccionada, necesidad de realizar varias degluciones para un mismo bolo.
  • - Sospecha de presencia de partículas del bolo en la faringe, que dejan sensación de tener residuos en la garganta.

Para la intervención de esta disfunción, es necesaria la intervención de un grupo de profesionales sanitarios, logopeda – fisioterapeuta – Nutricionista, que trabajen de forma coordinada y cuyos objetivos son: reducir el riesgo de aspiraciones y conseguir una hidratación y nutrición correcta, a través de la modificación de la consistencia de los alimentos y de la postura y las maniobras de la deglución, rehabilitando la dinámica motriz masticatoria y deglutoria y el control del bolo alimenticio a través de la posición, tamaño, textura, temperatura del  bolo en la boca, así como los lugares de
desplazamiento.

Para ello valoraremos el patrón postural de la cabeza y cuello, el estado de la lengua, dientes, paladar…, tono y fuerza muscular, la sensibilidad, los reflejos, el patrón respiratorio, tipo de alimentación, así como el proceso y mecánica de la deglución.

Las recomendaciones generales para la mejora de la disfagia son:

  • - Alimentos adaptados a cada necesidad.
  • - Masticar bien los alimentos.
  • - Cuidar la higiene bucal.
  • - Comer en un entorno agradable y tranquilo sin prisas.
  • - Mantener una correcta posición: sentados, sin cruzar los pies que deberán estar apoyados en el suelo, con la espalda hacia delante.
  • - Poner pocas cantidades de comida en la boca y vigilar el trago.
  • - Cuando estemos seguros que no está tragando y no tiene nada en la boca hacerlo hablar para distinguir la claridad de la voz que nos indicará que no hay comida retenida en el vestíbulo laríngeo.
  • - Las comidas más abundantes las hará en la mañana que tendrá mas apetito y estará más descansado.
  • - Descansar después de cada comida en butaca durante un tiempo inicial de digestión.

Fuentes:
https://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/patientinstructions/000065.htm
http://logopediaysalud.blogspot.com.es/2011/09/como-trabajamos-los-logopedas-
la.html
http://www.logopediapsicologia.com/wp-content/uploads/intervencion-logopedica-en-
la-disfagia.pdf
http://www.neurorhb.com/blog-dano-cerebral/la-deglucion/
http://www10.uniovi.es/SOS-PDA/on-line/larin/larin4.html

María Bretones Fernández, logopeda ( Clínica Bretones Fernández )