domingo, 20 de marzo de 2016

FIBROMIALGIA, ¿enfermedad o cajón desastre?

Desde hace años una de las preguntas que más me realizan en consulta es la siguiente: ¿Qué es la fibromialgia?.

Me limito a dar una definición de la misma acompañada de una breve explicación: “Enfermedad que se caracteriza por un dolor muscular crónico de origen desconocido, acompañado de sensación de fatiga y otros síntomas”.

Hoy por hoy no podemos dar más que una vaga definición en la cual va incluida la descripción de la patología y sus evidentes síntomas, sin encontrar motivo ni origen. Por esto en muchas ocasiones y, bajo mi punto de vista, esta enfermedad se ha convertido en el “cajón desastre” de muchas dolencias reumáticas que a fecha de hoy no podemos conocer. Se ha englobado a muchos pacientes con dolores generalizados, continuos o desconocidos en el mismo saco, dando un diagnóstico y encontrando para el paciente el tan ansiado nombre de una enfermedad para los dolores que manifiesta.

Según las estadísticas el 2.8% de la población española padece fibromialgia y de ella el 90% son mujeres. Podemos decir que esta enfermedad va íntimamente ligada a trastornos de ansiedad y depresión (ya que el dolor y la fatiga hacen caer al paciente a estos estados) y a los ya nombrados dolor crónicos en articulaciones, músculos y tendones. Además puede haber una larga lista de síntomas asociados: colon irritable, incontinencia urinaria, dolor de cabeza, mareos, movimientos involuntarios o calambres en las extremidades, rigidez en las articulaciones, hormigueo en las manos, sequedad de boca y ojos, bruxismo , zumbidos en los oídos, dificultad de concentración, alteraciones ginecológicas, problemas de memoria y trastornos del sueño como insomnio, pesadillas o apnea, entre otros.

La forma de diagnosticarla se basa prácticamente en la palpación de 18 puntos del cuerpo del paciente (punto gatillo) que son hipersensibles a la presión, ya que en la actualidad no hay ninguna prueba que nos pueda ayudar a diagnosticarla, puesto que saldrán todos los test de modo satisfactorio, haciendo que el paciente pase por muchos médicos antes de encontrar el diagnóstico definitivo; si el dolor se instaura durante más de 3 meses y 11 de los 18 puntos gatillo salen dolorosos la enfermedad queda oficialmente diagnosticada.

Como he indicado anteriormente, en la mayoría de los casos un paciente pasa por muchos médicos antes de encontrar el diagnóstico definitivo para su enfermedad, pero el problema llega cuando un médico por el hecho de ahorrarse costes en pruebas o de llegar a un diagnostico precipitado le dice al paciente “ usted tiene fibromialgia” y lo engloba en ese “cajón de sastre” sin realizarle pruebas, envolviendo al paciente en un mar de dudas de la enfermedad y metiéndolo en un túnel de medicación innecesaria.

Me inclino a realizar un artículo de opinión crítico y hacer una reflexión para que antes de diagnosticar esta enfermedad el colectivo sanitario realice todas las pruebas necesarias y se asegure que el nombre que le dan a la patología del paciente es el correcto, ya que en los últimos años de consulta cada día llegan más y más síndrome de fatiga crónica mal diagnosticada por sanitarios que no son especialistas en reumatología


Antonio Bretones Fernández, fisioterapeuta-osteópata (Fisioterapia Clínica Bretones Fernández)

Puedes dejar tu comentario si lo deseas...
Si queréis más información visitad nuestra web Clínica Bretones Fernández. Podéis encontrarnos en: Paseo de Almería, 36, 4ª planta, 04001, Almería. Nuestro equipo de fisioterapeutas, logopedas y nutricionistas solucionarán tus problemas.