viernes, 11 de marzo de 2016

BULIMIA II: Causas, tipos y consecuencias

Este semana hablamos de las causas, tipos y consecuencias de la Bulimia como continuación al post anterior de nutrición, donde hablábamos de su definición.

CAUSAS

Foto: www.congresochiapas.gob.mx
El origen de la enfermedad es multifactorial, aunando por tanto factores biológicos, psicológicos y sociales, que desvirtúan la percepción que el enfermo tiene de sí mismo y de su cuerpo.
Como en la mayoría de los trastornos del comportamiento, la alimentación es la preocupación en torno a la cual gira todo el problema, y en este caso el temor exacerbado por el peso y apariencia física (aún cuando el peso no es excesivo). Esta preocupación constante sobre su físico se debe a una baja autoestima, a una gran inestabilidad emocional y a un autoconcepto alterado (tienen una percepción errónea de su cuerpo que les produce sentimiento de rechazo), sintiéndose impulsadas a la necesidad de realizar múltiples dietas milagro o dañinas sin control médico que suelen ser deficientes y muy restrictivas; provocando un fuerte estado de ansiedad y su posterior necesidad patológica de ingerir cantidades de comidas desmesuradas y sin control.

Los factores desencadenantes pueden ser múltiples y manifestarse conjuntamente: modas y estereotipos sociales impuestos por la sociedad actual, dificultades para relacionarse socialmente, dietas restrictivas e inadecuadas, temor a las burlas sobre su físico, trastornos afectivos dentro del seno familiar, miedo al fracaso, abuso de drogas, problemas de peso, ideas distorsionadas del propio cuerpo, comida emocional, etc.

TIPOS

En función del tipo de purga que utilicen para compensar el atracón se pueden dividir la bulimia en tipo purgativa o tipo no purgativa. Las de tipo purgativo son las más graves y frecuentes superando el 92% de los casos, en ellas se recurre a los vómitos u otros métodos tales como laxantes y diuréticos. Las de tipo no purgativo serían ejercicio físico muy intenso o los ayunos prolongados.

CONSECUENCIAS

Pues estas conductas pueden producir erosión dental, deficiencias nutricionales, irregularidades menstruales, baja densidad ósea, deshidratación, reflujo gastroesofágico y perforaciones en el esófago, estrés por calor, arritmias cardíacas e infartos, roturas gástricas, intestino irritable, cálculos renales e insuficiencia renal, pancreatitis, etc.

Como en la mayoría de estos trastornos debemos de trabajar siempre desde el punto de vista de la prevención y de la concienciación social, cambiando los estereotipos, realizando una publicad responsable y veraz, fomentando unos hábitos de alimentación saludables y equilibrados en familia y sin olvidar que en los colegios se debería educar a los niños sobre alimentación y nutrición.


Recuerda siempre que si buscas un cambio de hábitos, una dieta o consejos sobre cualquier alimento, debes ponerte en manos de un especialista debidamente cualificado, en posesión de los estudios universitarios correspondientes y que esté colegiado.


Antonio Serrano, nutricionista y tecnólogo de los alimentos (Nutrición Clínica Bretones Fernández)

Puedes dejar tu comentario si lo deseas... Si queréis más información visitad nuestra web http://www.clinicabretonesfernandez.es Podéis encontrarnos en: Paseo de Almería, 36, 4ª planta, 04001, Almería. Nuestro equipo de fisioterapeutas, logopedas y nutricionistas solucionarán tus problemas.