viernes, 18 de marzo de 2016

EDOREXIA, EL NUEVO TRASTORNO ALIMENTARIO

La edorexia no es una nueva enfermedad: probablemente, lleva siglos acompañándonos, pero hasta ahora nadie la había descrito; se había hecho alguna aproximación al tema de la adicción a los alimentos, pero sin llegar más allá”, explica el psicólogo y nutricionista José Luis López Morales, de la Universidad de Murcia, que acaba de publicar un completo estudio sobre este trastorno alimentario en la revista científica Cuadernosde Psicología del Deporte. El problema, que se manifiesta con una ingesta desproporcionada de calorías y un ansia por picotear a todas horas, afecta mayoritariamente a mujeres y a deportistas, explica López Morales. Este experto afirma que “ganancias de peso tan espectaculares como las del ex futbolista Ronaldo Nazario o el ex baloncestista Michael Jordan podrían explicarse perfectamente gracias a la “edorexia”. De hecho, ser deportista y tener sobrepeso u obesidad son factores de riesgo que pueden llegar a desencadenarla.

Antes y después de Ronaldo Nazario
Foto: ecuavisa.com

Aprende a distinguirla: los síntomas de la edorexia son claros: “Quien la padece come constantemente, y mucho –aunque sin llegar al atracón, como en el caso de la bulimia–. Son personas que pican demasiado –incluso inmediatamente después de comer– porque nunca se sacian; y siempre presentan una dependencia total de los alimentos”, señala el investigador. De hecho, los edoréxicos dejan de tomar determinados alimentos muy energéticos –que ellos mismos reconocen que engordan– para sustituirlos por cantidades exageradas de otros nutrientes que, en teoría, engordan menos. El problema es que las cantidades ingeridas son tan exageradas que, al final, terminan engordando más e incluso desarrollando adicciones patológicas a determinados alimentos.

Y esto les ocurre porque son personas incapaces de modificar los hábitos que les conducen a la obesidad. Utilizan la comida como tranquilizante ante el más mínimo problema cotidiano o psicológico”, manifiesta López Morales. Por eso, la única forma que tienes de prevenirla en ti misma y en tu entorno es promocionar buenos hábitos alimentarios, de estilo de vida y psicológicos. Estos últimos, los menos reivindicados por la sociedad actualmente, consisten en aumentar la autoestima y trazar estrategias vitales que nos ayuden a manejarnos mejor en situaciones de ansiedad, sin tener que recurrir a la comida para sentirnos mejor. “La prevención es importante porque, una vez que has desarrollado la enfermedad, la única forma de vencerla es mediante un equipo multidisciplinar formado por un entrenador físico, un psicólogo y un nutricionista. Juntos han de ser capaces de trabajar el control de impulsos para que quienes padecen esta alteración de la conducta alimentaria no se salten la dieta, elaborando un plan alimentario que tenga en cuenta su trastorno; tratar depresión, ansiedad, adicción a la comida y estrés, los cuatro aspectos psicológicos de la obesidad, y racionalizar el uso del ejercicio cada día”, afirma el experto.


Un trastorno de deportistas: al dejar de hacer ejercicio intenso, la demanda energética disminuye de forma considerable, lo que va acompañado en la mayoría de las personas de una moderación del apetito. “Pero los que sufren edorexia siguen comiendo lo mismo, aunque se entrenen menos”, comenta el investigador. Es entonces cuando aparece la obesidad (oculta hasta entonces por el gran gasto energético) y la dependencia de determinados alimentos. Si te ejercitas a diario con ahínco para mantener a raya la báscula, deberías plantearte si, realmente, tienes un problema alimentario.

Antonio Serrano, nutricionista y tecnólogo de los alimentos (Nutrición Clínica Bretones Fernández)

Puedes dejar tu comentario si lo deseas... Si queréis más información visitad nuestra web http://www.clinicabretonesfernandez.es Podéis encontrarnos en: Paseo de Almería, 36, 4ª planta, 04001, Almería. Nuestro equipo de fisioterapeutas, logopedas y nutricionistas solucionarán tus problemas.