lunes, 27 de marzo de 2017

LENGUA ATADA. ¿Cortar o no cortar ? Esa es la cuestión.

El frenillo lingual, ¡ese gran desconocido!. Muchas personas solo piensan en el frenillo lingual cuando sus hijos o ellos mismos no pueden decir la R. Pero realmente, ¿que es esa telita que agarra nuestra lengua?, ¿para qué sirve?, ¿Cuándo hay que cortar?, ¿Por qué mi bebé no puede agarrarse al pezón para succionar la leche?, realmente, ¿mi hijo/a no habla bien porque no ha aprendido o porque orgánicamente hay algo que se lo impide?

bebé llorando con anquiloglosia
Foto: www.odontoespacio.net
Esa telita que encontramos bajo la lengua es realmente el ligamento que conecta la parte ventral de la lengua con el piso de la boca, tenerlo alterado puede afectar, además del lenguaje, a la alimentación, al desarrollo de las estructuras faciales, a la respiración y la implantación dental.

Cuando el frenillo de la lengua es más corto de lo normal, se denomina anquiloglosia, lo que hace que la lengua no pueda elevarse y moverse adecuadamente. La longitud del frenillo, la elasticidad y el punto de inserción en la lengua influirán en el grado de restricción de los movimientos linguales.

El tratamiento quirúrgico más común de la anquiloglosia infantil es la frenotomía o frenectomia, que es un método simple de corrección, que consiste en seccionar el frenillo sublingual. La incisión se puede realizar con bisturí frío, tijera, electrobisturí o láser y se puede realizar con anestesia local o general. Los profesionales encargados de realizar esta intervención son el otorrino, dentista o maxilofacial.

>> PIDA CITA <<

Desde el nacimiento es importante que la lengua pueda moverse libremente, ya que, es necesario para una buena succión durante la lactancia materna, además causa dificultades para el agarre al pecho y puede llegar a ocasionar dolor a la madre, por eso los bebés que acuden a nuestra clínica para ser tratados de Cólico del Lactante por el fisioterapeuta además son evaluados de frenillo lingual por la logopeda, ya que un mal agarre al pecho puede hacer que el bebé tome aire y empeore el cuadro cólico.

La presencia de un frenillo corto puede causar alteraciones en la estructura maxilofacial, deformación del paladar, mala oclusión dentaria y posición dental, caries, respiración bucal y masticación y deglución inadecuada.

Cuando llega a nuestra consulta de logopedia un paciente con problemas de habla una de las valoraciones que se hace es la del frenillo lingual, esta evaluación comprende tanto las características morfológicas del frenillo (longitud, color, grosor, fijación) como funcionales. De esta forma en caso de anquiloglosia valoramos la necesidad de frenectomía para conseguir un buen resultado en el trabajo logopédico o la no necesidad de cirugía, ya que, con ejercicios práxicos podemos conseguir una mayor movilidad lingual y por lo tanto buscar movimientos compensatorios que nos ayuden a conseguir aprender los fonemas afectados.

>> PIDA CITA <<

A nivel de habla, la anquiloglosia manifiesta las dificultades en la articulación de fonemas /l/, / n/, /r/ y /rr/ y /t/, /z/. La valoración logopédica del frenillo lingual también se realiza con el objetivo de descartar que los pacientes respiradores orales tengan este tipo de respiración porque presenten anquiloglosia.

Y diferenciarlos de los casos de respiración oral por obstrucción de las vías aéreas superiores o por un mal hábito respiratorio.

Debido al riesgo de cicatrización postoperatoria que limite la movilidad lingual y exija volver a intervenir quirúrgicamente, es necesario realizar tratamiento logopédico pre y pos cirugía.

>> PIDA CITA <<


María Bretones Fernández, logopeda (Logopedia Clínica Bretones Fernández)

Puedes dejar tu comentario si lo deseas...
Si quieres más información visita nuestra web Clínica Bretones Fernández. Puedes encontrarnos en: Paseo de Almería, 36, 4ª planta, 04001, Almería. Nuestro equipo de fisioterapeutas, logopedas y nutricionistas solucionarán tus problemas.