lunes, 23 de enero de 2017

CUÁNDO DIRÁN "PAPÁ" Y "MAMÁ"

Uno de los momentos más deseados por las madres, y en especial por los padres, es oír a su bebé llamarlos por primera vez “papa” y “mama”. Esto, sintiéndolo mucho, no ocurre con significado concreto hasta alrededor del año, pero hay aspectos previos relativos a comunicación que son iguales o más importantes y que tenemos que tener en cuenta y estimular para en un futuro oír esas palabras tan deseadas.

>> PIDA CITA <<

Foto: Escena de la película Mira Quien Habla (TriStar Pictures)

El niño, hasta que llega el lenguaje oral, se comunica a través de gestos, el tono de su voz y su expresión facial. De este modo la comunicación va evolucionando hasta convertirse en lenguaje a medida que avanza el desarrollo evolutivo y global del niño. Para que el bebé adquiera y desarrolle el lenguaje es necesario una serie de requisitos básicos como son; madurez mental, una correcta audición y articulación, control del babeo y control cefálico.

En la adquisición y desarrollo del lenguaje oral del bebé, el modelo materno es el más importante. La madre simplifica, enaltece, acentúa, entona y hace más rítmico su lenguaje adaptándose a las capacidades del niño. En esta primera etapa el objetivo principal es mantener su atención ya que son muy sensibles a ciertos sonidos y sobre todo a la intensidad y discriminación de voces familiares y en especial a la de la madre.

>> PIDA CITA <<

Durante el primer año y medio de vida el niño no utiliza aún el lenguaje hablado, está en una etapa pre-lingüística, en esta etapa se desarrollan los aspectos sociales y cognitivos básicos. El bebé, desde los primeros días de vida, utiliza una serie de gestos y vocalizaciones a los que los adultos les atribuyen un significado comunicativo, de esta forma va ejerciendo la fonación y la articulación de forma espontánea en diferentes situaciones.

En la etapa ecolálica, el bebé repite sus propios sonidos y los del entorno hasta darle una intención significativa. La primera palabra es la emisión espontánea con sentido dentro de un contexto adecuado. Las primeras palabras suelen ser monosílabos reduplicados con gran carga afectiva. Aquí surgen las palabras tan deseadas “papá” y “mamá”

En el estadio holofrástico el niño utiliza una sola palabra para indicar una acción; “lletas” = “Mamá dame galletas”. Antes de desarrollar la comprensión simbólica, el niño debe demostrar una cierta comprensión de frases familiares.

Es a partir del año y hasta los 2 años, cuando el niño empieza a desarrollar la comprensión simbólica y a generalizar la idea de objetos concretos en situaciones concretas.

Hacia los dos años de edad, el niño ya posee un repertorio bastante amplio de vocabulario que le va a permitir combinar palabras y producir enunciados de 2 o 3 elementos, aunque hay algunos que aún no están, (artículos, preposiciones, conjunciones...). Este periodo pertenece a la etapa lingüística.

A los 2 años y medio aparece el artículo indefinido (UN) antes que el artículo definido (LA). En cuanto a los pronombres personales y posesivos, los primeros que el niño utiliza son YO, TÚ y MÍO, después ÉL y ELLA.

Respecto a los adverbios, los primeros que aparecen son los de lugar hacia los 2 años, seguidos de los de cantidad hacia los 2 años y medio, los de tiempo aparecen más tarde.

Hacia los 3 años el niño se hace más independiente y aprende otros modelos lingüísticos, empieza a mantener diálogos con adultos. Su lenguaje dependerá de la frecuencia y calidad de las comunicaciones que haya recibido durante las primeras etapas de su vida.

A los tres años se produce un gran avance en la producción de fonemas. Ya tiene adquiridos: /m/, /n/, /ñ/, /p/, /t/, /k/, /b/, /x/ (j), /l/, /g/, /f/, /s/, /ch/, /r/, diptongos decrecientes, grupos consonánticos nasal+consonante. El niño desarrolla la discriminación fonética, mejora la construcción gramatical, aparecen las preposiciones DE y PARA, aparecen los pronombres NOSOTROS y VOSOTROS, comprende las partículas interrogativas y adquiere una gran cantidad de vocabulario concreto. Dentro de la estructura de la frase es capaz de respetar el orden de los elementos sintácticos.

A estas edades los niños ya empiezan a contar lo que ha sucedido, lo que han hecho, piden lo que desean y participan en una conversación, las cuales a los 4 años van aumentando en su desarrollo, también adquieren sonidos nuevos; /d/, /ll/ y grupo /c+l/

A los 5 años, el niño empieza a adquirir aprendizajes nuevos, es el paso de la educación infantil a la primaria, comienzan a enfrentarse con la lecto-escritura para lo que es necesario un dominio pleno del lenguaje oral. Adquiriendo en esta etapa, /z/ y grupos /s+c/ y /c+r/

A los 6 años, ya articula correctamente todos los sonidos adquiriendo por último /rr/, grupos /s+cc/, /líquida+c/ y diptongos crecientes y comprendiendo conceptos más abstractos. El aprendizaje de las estructuras gramaticales está llegando a su fín.

>> PIDA CITA <<

Ante posibles alteraciones del lenguaje, en la Clínica Bretones Fernández realizamos un estudio pormenorizado de todos las aspectos que intervienen en la adquisición y desarrollo del lenguaje, estableciendo un diagnóstico diferencial entre el desarrollo normal del lenguaje y las dificultades que se encuentran fuera del desarrollo normal según la edad del niño, atendiendo a los aspectos tanto físicos como funcionales, así que es importante realizar una intervención temprana y de esta manera prevenir posibles dificultades en los aprendizajes escolares del niño, ya que muchas de las patologías del lenguaje, si no son trabajadas, pueden derivar en trastornos de lecto-escritura y, como consecuencia, a dificultades en la adquisición de otros aprendizajes.

>> PIDA CITA <<


María Bretones Fernández, logopeda (Logopedia Clínica Bretones Fernández)

Puedes dejar tu comentario si lo deseas...
Si quieres más información visita nuestra web Clínica Bretones Fernández. Puedes encontrarnos en: Paseo de Almería, 36, 4ª planta, 04001, Almería. Nuestro equipo de fisioterapeutas, logopedas y nutricionistas solucionarán tus problemas.