martes, 18 de febrero de 2020

MALOS HÁBITOS QUE PERJUDICAN LA MORDIDA DE NUESTROS HIJOS


Nuestros hijos, frecuentemente, tienen diversos hábitos, que, muchas veces son perjudiciales para el desarrollo de su mordida posterior, y que, en numerosas ocasiones pasan desapercibidos. En este post expondremos las distintas “manías” que puede tener nuestro hijo y en qué afecta a largo plazo a nuestro hijo/a:

Succión digital: conocido como “chuparse el dedo” que puede causar mordida abierta. En determinados momentos de la infancia del niño/a es algo típico y está dentro de la normalidad. Pero, cuando el niño/a mantiene ese hábito más tiempo del debido, se puede volver en contra y provocar la mordida abierta, como podemos observar en la siguiente imagen.

foto: zonaortodoncia.com

Además de la mordida abierta, también pueden existir otro tipo de dificultades, sobre todo en el tipo de respiración. El niño podría desarrollar una respiración oral, que se observa porque mantiene la boca siempre abierta, ronca por la noche, etc.

Interposición lingual: Nos referimos a colocar la lengua entre los dientes durante la deglución. En consecuencia la mordida será abierta tal y como se muestra en la imagen superior, si no consigue corregir.

Interposición labial inferior: es decir, a una colocación del labio inferior por detrás de los incisivos superiores. Esto puede provocar una pro-inclinación de incisivos superiores, y por lo tanto, mala mordida.


El chupete y el biberón: El uso prolongado del chupete o biberón, más de 3 años, puede causar una mordida abierta, al igual que en la succión digital, o una mordida cruzada. Esta última es provocada por el estrechamiento del paladar dando lugar a un cruce de arcadas; los niños no pueden cortar bien los alimentos y pueden tener muchas complicaciones digestivas y funcionales.

El tratamiento de corrección de algunos de estos malos hábitos lo lleva a cabo el logopeda, ya que trata de forma funcional estas dificultades mediante la terapia miofuncional. En algunos casos también es necesario un tratamiento de ortodoncia, por ello es importante trabajar conjuntamente para hacer una buena intervención. El ortodoncista cambia la fisionomía de las arcadas dentarias, pero si previamente el logopeda no corrige los malos hábitos a largo plazo habrá una recidiva en la mordida y el tratamiento de ortodoncia no habrá tenido el resultado deseado. Por este motivo, es importante trabajar de manera coordinada.  


>> PIDA CITA <<



María Martin Miras, logopeda (Logopedia Clínica Bretones Fernández)

Puedes dejar tu comentario si lo deseas...
Si quieres más información visita nuestra web Clínica Bretones Fernández. Puedes encontrarnos en: Paseo de Almería, 36, 4ª planta, 04001, Almería. Nuestro equipo de fisioterapeutas, logopedas y nutricionistas solucionarán tus problemas.

No hay comentarios :

Publicar un comentario