lunes, 12 de diciembre de 2016

SOBREACTIVIDAD EXTRAESCOLAR EN LOS NIÑOS

Niñas en clase de ballet
Foto: motus.gr

El comienzo del curso escolar no sólo supone la compra de mochilas, libros y demás material escolar, sino que también viene acompañado en muchas ocasiones de la planificación de una agenda de actividades extraescolares del niño; desde el tenis, la natación, baile, la academia de Ingles o el profesor que viene a casa para reforzar alguna materia determinada de nuestros hijos, pasando por la catequesis, algunos padres buscan un quehacer (o varios) para que los niños tengan las tardes bien ocupadas.

Pero es realmente 100% favorable lo que hacemos?

Demasiadas actividades extraescolares provocan ansiedad y estrés tanto a los niños como a los padres; dolores de cabeza, molestias estomacales, problemas para conciliar el sueño, agresividad y la aparición de preocupaciones exageradas son algunos de los síntomas de esta enfermedad.

Aunque es cierto que escasean los estudios sobre este tema, los expertos coinciden en destacar la conveniencia de que los niños empleen su tiempo en realizar actividades lúdicas, para compaginarlas con aquellas que están relacionadas con el aprendizaje.

Antonio Muñoz Hoyos, profesor del departamento de pediatría de la universidad de Granada, señala la necesidad de que el niño disponga de un ambiente favorable, “en el que exista un razonable equilibrio entre las actividades educativas y las llamadas extraescolares. Cualquier exageración que desestabilice este binomio resulta perjudicial para el niño”.


>> PIDA CITA <<


A parte de esto, desde mi punto de vista, teniendo en cuenta la pedagogía y la psicología, el niño debe elegir con un grado de motivación alto, la actividad que va a realizar y, una vez más, mirar por la calidad en la buena elección y no en la cantidad de diversas actividades. Esto favorecerá la concentración del pequeño y, en consecuencia, se aprovechara mejor su capacidad mental.

Además, debemos tener en cuenta que para los padres, el hecho de poner una agenda apretada a los hijos, conlleva transportarlos de un lugar a otro, lo que en ocasiones supone recorrer grandes distancias y llevar un ritmo acelerado para poder llegar a tiempo a todos los compromisos. Esto provoca estrés y ansiedad, a la hora de llevarlos y recogerlos, lo que se transmite a los hijos y a la familia en general.

Veía importante tratar este tema, que a veces se nos pasa por alto y no le damos importancia ni valor. Actividades extraescolares si, pero con más planificación, buscando el equilibrio entre la tranquilidad, lo lúdico y el aprendizaje, evitando una maratón de actividades sin una meta bien definida.

Pienso que es favorable para todos replantearse esto, por bien de todos y por su puesto de nuestros hijos, ya que de este modo evitaremos estrés, ansiedad, agresividad, enfados innecesarios y también dolencias físicas, dolores de cabezas, de espalda, etc. En definitiva tendremos una mayor calidad de vida.

Antonio Vargas Rodríguez, asesor de imagen y peluquero.
Especialista en coaching laboral.


>> PIDA CITA <<


Puedes dejar tu comentario si lo deseas...
Si quieres más información visita nuestra web Clínica Bretones Fernández. Puedes encontrarnos en: Paseo de Almería, 36, 4ª planta, 04001, Almería. Nuestro equipo de fisioterapeutas, logopedas y nutricionistas solucionarán tus problemas.